Consiste en la colocación, a través del esófago, de un balón en el estómago, que se rellenará con suero salino. El suero salino que contendrá el balón va adicionado con un compuesto coloreado (azul de metileno), que pretende que, en caso de rotura posterior de balón, usted lo detecte porque la orina adquiriría esa coloración azul. Antes de la colocación se realizará una endoscopia alta convencional para asegurarnos de que no existe ninguna patología esofágica, gástrica u duodenal que contraindique la colocación del balón.

Para la realización de esta técnica es posible que será necesaria una preparación previa, tal como sedación o anestesia, que será realizada por el anestesista, por lo que este le realizará un estudio preanestésico.

Mientras lo lleve tendrá que modificar la cantidad y calidad de los alimentos que se ingiera , el control de su nutrición será realizado en nuestra área de dietética. . Es un tratamiento transitorio. Por lo que en un tiempo variable (habitualmente 6 meses) necesariamente habrá que retirar el balón, con una técnica muy similar.

La obesidad se asocia a múltiples complicaciones osteoarticulares, metabólicas y vasculares. Mediante este procedimiento se pretende conseguir la pérdida de peso que no se ha conseguido con métodos convencionales, con el objetivo de mejorar su salud. También sirve como preparación previa a la cirugía de la obesidad.

ALTERNATIVAS RAZONABLES

Las alternativas a este tratamiento son:

- La cirugía de la obesidad, que presenta más riesgos que el balón intragástrico.
- La dieta hipocalórica, que no presenta riesgos añadidos. Volver